SNORU y el principio de la vida

SNORU

“El principio de la vida”

Un cuento precioso que nos cuenta con texto e imágenes de donde venimos!

Las Autoras son dos grandes mujeres Alicia Dominguez y Ana Feal.

Alicia escribió los textos, basándose en su experiencia como psicóloga perinatal y sus conocimientos de embriología, y Ana, arteterapeuta,  lo ha ilustrado con su arte que nace de lo profundo de ella, de la magia que tiene en su interior, de la llamita que nos alimenta. Madres creadoras que en conjunto han parido este bonito proyecto. Delicioso

Snoru, es color, es vida, es luz y oscuridad, es proceso, es un lugar para conocer y conocerte, sentir y crear.

De momento podemos disfrutar de él en una exposición hecha con mucho mimo, y que para mi es pura belleza.

Os animo a que vayáis a verla, que os contéis el cuento, se lo contéis a vuestras criaturas y os dejéis escuchar que os resuena ahí dentro, que os dejéis recordar que os sucedió cuando fuisteis Snoru.

Seguro no os dejará indiferentes…

Alicia Dominguez dice a Snoru así…

La vida es lo que sucede entre medias del nacimiento y la muerte, la inspiración y la espiración, entre la sístole y la diastole del corazón. 

Por eso este cuento se llama Snoru: significa cordón 

Es un cuento realista qye describe el desarrollo embrionario de la vida humana. Nace de las realidades objetivas y subjetivas de la ciencia y nuestras experiencias perinatales. Nace de nuestra maternidad y nuestra hijeidad. Es un cuento expuesto, que nos presenta ilustraciones líquidas y coloristas que muestran la viveza de los paisajes en los que estamos entretejidos.

Es un homenaje a la mujer madre como lugar de transformación. 

Y a la vida; nada hay más increíble que nuestra propia realidad….

Os dejo el linck a su proyecto: SNORU

Y el lugar donde podréis verla todo el mes de septiembre y octubre.

Mirad que suerte tengo que este lugar es mi pueblo.

 

SALA  «corral del Concejo» de el BERRUECO (Sierra Norte de Madrid)

Oficina municipal de turismo

Horario: Viernes de 10:00 a 12:30 y de 17:00 a 20:30 horas

Sábados de 09:30 a 14:00 y de 16:00 a 20:30 horas

Domingos de 10:00 a 14:00 horas

¡Animaros!

Desde aquí ya solo me queda dar las gracias a Alicia y Ana por crear algo tan lindo y dar luz al principio de la vida. Y a mi madre y a mi padre por hacer que hoy pueda estar aquí.

¡¡¡GRACIAS!!!!!

PLAN de PARTO y NACIMIENTO para tí

Buenas tardes mujeres embarazadas. 

Algunas mamás a las que acompaño y/o doy clase de Movimiento, me han pedido que las mande un plan de parto. Entonces me he puesto a revisar los modelos que tenía por aquí guardados, y de pronto he sentido las ganas de crear uno más sencillo, bonito y atractivo a la vista, para ayudar también al profesional sanitario que va a recibirlo. 

A veces están muy atareadxs y seguro que les es más facil si todo queda escrito de manera escueta y sencilla. 

Bueno que lo he hecho para ellas pero también para todas vosotras. A ver si os gusta y os sirve. 

Un abrazo 

Ana

¡Mi poder! Mi revolución

Llevo tiempo preguntandome: ¿Cual es mi forma de hacer la revolución? ¿Cómo hacer el cambio que me gustaría para esta sociedad? Y, desde el corazón, me sale lo siguiente. 

Pues bien. Como mujer siento un gran poder, muy potente. Y este pasa por mi cuerpo, alberga en él.

Recuerdo que poco antes de la adolescencia temía que mis pechos crecieran y temía también sangrar y «convertirme en mujer». Con la visión de hoy día creo que sentía tanta presión de lo que significa ser mujer para esta sociedad, veía tanto dolor en las mujeres, que yo no quería ser eso. Me daba miedo crecer, me daba miedo seducir, me daban miedo los hombres, me daba miedo sufrir. 

Me vino la regla y, cada 28 días desde la primera, la sangre abundante traía dolor, tensión y cierta amargura. El crecimiento de mis pechos no era bienvenido y me sentía extraña pues no podía entender a qué se debía todo eso. 

Con el tiempo me he ido dado cuenta de que despreciaba a mi útero y le sentía como el culpable de mi condición, de esa presión que recae en las mujeres. Y cuando tomé conciencia de esto pude sentir que ahí habitaba mi poder, la trasformación y el cambio. No sólo el mio, si no el poder de cambiar algo en esta sociedad. 

Me embaracé y decidí nutrir con amor y conciencia a ese bebé que crecía en mi vientre. Le explicaba que era un ser querido y amado y tambien el acojone que me daba la responsabilidad de traerle a este mundo, de criarle, de perder a esa Ana que era antes de ser madre…

Eligí cuidadosamente a la matrona y a la doula que quería que me acompañaran en mi parto pues sentía que era un momento crucial en mi vida y, desde luego, en el comienzo de la vida de ese nuevo ser. Quería sentirme arropada, cuidada y segura. Quería que velaran por el respeto a mi cuerpo, el respeto al proceso y por la llegada con suavidad de mi hijo.

Mi hijo fue amamantado con mis pechos que hasta entonces sentía hostiles y en ese momento se convirtieron en dispensadores de AMOR , de calor y verdadero placer. 

Pasaba horas y horas piel con piel nutriendonos del calor de nuestros cuerpos; le acurrucaba en mis brazos cuando lloraba y mi compañero me sostenía paciente para que yo pudiera vivir esa entrega. Preparaba la comida; escuchaba mis llantos cuando el cansancio me vencía; mecía a nuestro bebé para dormirle y estaba ahí pendiente de nosotros. Con mucho respeto. 

Y hoy, desde aquí, me siento verdaderamente tranquila pues sé que este ser con esa capacidad innata para amar no destruida y nutrido de todo este AMOR. Este ser, el día de mañana, buscará la paz en lugar de la guerra y podrá entregar amor en lugar de amargura.

Ahora reconozco y amo mi cuerpo. Mis pechos son acariciados por mi cada día y mi sangre llega suave y fluida sin ningún dolor pues le estoy tremendamente agradecida. 

Crio a mi hijo con consciencia, con claridad, mostrandole como estoy. A veces feliz, a veces triste o enfadada. Vital o cansada. Eso no importa, tan solo le muestro lo que hay, pues somos humanos.

Y recapitulando todo esto, me doy cuenta de que es en este lugar donde hago la revolución. Dónde yo aporto mi grano de arena a ese cambio que deseo en esta sociedad, dónde encuento mi poder. 

Tan cerquita… en mi propio cuerpo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies