Para todas las mujeres desde mi alma.

Este es un post para todas las mujeres, escrito desde mi alma. 

Ayer mi anciana interna me contó que soy todas las mujeres. Que yo soy tu y que tu eres Yo. 

Me reconozco como amante, guerrera, madre, bruja, princesa, Diosa del cielo y de la Tierra. Me reconozco como campesina, como intelectual, como ladrona. 

Me reconozco en la prostituta, en la curandera, en la nómada. Me reconozco en la mujer agua, la mujer Tierra, la mujer Fuego, en la airada y en la loca.

Me reconozco en la mujer sensual, en la monja, en la teje hasta altas horas de la madrugada y en la que camina kilometros para conseguir agua.

Me reconozco en la mujer violada y maltratada en la mujer víctima, en la mujer callada. 

Me reconozco en la embarazada, en la puerpera, en la que no tiene útero o prefiere otras andanzas.

Me reconozco en la rabiosa, también en la que no se calla nada. 

En la virgen e inocente y en la que empuña una espada.

Me reconozco en mi amiga, mi madre, mi suegra, en mis abuelas y en las mujeres ancianas. 

Me reconozco en la niña, en la bebita que respira a bocanadas.

Y siento hermanas que ha llegado el tiempo de compartir y dejar la competición de espaldas. De nutrirnos y cuidarnos pues ya os nombré Hermanas. 

De corazón a corazón  de alma a alma.

Ana

La Placenta; El Árbol de la vida que acaba en un cubo de basura.

Hoy quiero dedicar esta publicación a La Placenta, ese gran órgano que ha quedado en la sombra y que, tristemente, es tratada como simple residuo biológico en los hospitales de nuestro país (y de tantos otros).

Me pregunto varias cosas:

¿Qué nos ha llevado a tratar a este órgano esencial para el desarrollo del bebé como un desecho? 

¿Por qué en la mayoría de hospitales se induce el alumbramiento con oxitoccina, restandole importancia al final del proceso de Parto? 

¿Qué impide realmente que podamos llevarnos nuestra placenta a casa, igual que nos llevamos a nuestro bebé? 

¿Por qué separan rápidamente al bebé de su placenta y las madres casi ni pueden verla? 

La placenta es un órgano fundamental en el embarazo. Constituye la conexión vital del bebé con la madre. Comienza a formarse en el mismo momento de la implantación del embrión en la pared uterina (aproximadamente en el sexto día de embarazo), y se forma a partir del mismo óvulo y espermatozoide que aportan la información genética del bebé. 

Durante todo el embarazo nutre, protege y oxigena al bebé. Cumple una función endocrina: regulando las hormonas que actuan sobre el metabolismo materno y fetal, y una inmunológica: la placenta defiende al feto del sistema inmunológico de la madre impidiendo que lo reconozca como un “cuerpo extraño”. Además forma una barrera que impide que algunas bacterias la traspasen y otras penetren poniendo en contacto al bebé con el medio externo de la madre y preparando su sistema inmunológico para el contacto con el mundo exterior. 

¿No os parece increible?

El bebé en su vida intra-uterina está plenamente en contacto con este órgano. Nueve meses viviendo a través de ella y, según nace (así, sin más), le es arrebatada en pocos segundos. Y la madre casi ni se entera, alumbra la placenta y esta va a parar a un cubo de basura. 

Me dejo sentir. Y siento: ¡Qué menos que verla, tocarla, y darle las Gracias por ese trabajo que ha hecho durante nueve meses y que ha permitido que este bebé exista!

Me da la sensación de que en esta sociedad  siempre queremos obviar la sombra de los procesos. Recibimos a nuestros bebés con gusto pero renegamos de aquello que hay detrás y que, aparentemente, es menos bonito….

Cada mujer debería poder decidir qué hacer con su Placenta. 

Hay quien decide comerla pues ayuda a una recuperación más rápida en el post parto; quien quiere sembrarla y entregarla a la Tierra; quien hace capsulas como buena medicina o hacer un compuesto homeopatico perfecto para el bebé; hacer el nacimiento en Lotus..  (Más información en los enlaces)

Y un sin fin de posibilidades más. La que cada una encuentre.

Lo que creo y siento es que si se informara y permitiera decidir a las mujeres,

si tuvieran un momento para parar y sentir, pocas elegirían que su placenta acabara como un residuo cualquiera.

Os animo a leer más sobre este maravillo órgano. Arbol de la Vida. 

Aquí os dejo algunas páginas que son de mi interés y espero del vuestro:

http://www.placentera.com

http://www.elpartoesnuestro.es/informacion/posparto/el-nacimiento-lotus

http://www.elpartoesnuestro.es/informacion/posparto/la-placentofagia

http://www.canariasbiomedica.com/

Y un libro inspirador:  

«La placenta el chakra olvidado» Robin Lim

http://www.elblogalternativo.com/2014/10/03/la-placenta-el-chakra-olvidado/

El día que naciste y que yo nací como madre.

La noche anterior a tu nacimiento, tu padre y yo hicimos el amor con gran ternura, casi como sabiendo que iba a ser la última vez antes de que tu nacieras. Mirandonos a los ojos y con caricias que penetraban en nuestra piel. 

Con mi orgasmo comenzaron las contracciones. Muy distanciadas al principio, aunque me despertaba entre una y otra. 

Al amanecer decidí contarselo a papá y después de desayunar llamamos a Anabel, nuestra matrona. Recuerdo que nos dijo que probablemente estuviera de parto aunque no quisimos precipitarnos.

Tu padre se fue al huerto y yo me quedé en casa preparando un arroz y dandome una duchita. En esa horita las contracciones comenzaron a acelerarse, y eran cada vez más fuertes… me puse a girar en la Pelota esperando a que Chano regresara, y en ese momento me llamó diciendo que su mente no estaba para huertas y que no quería estar cansado cuando nacieras. Decidimos irnos a Madrid. Cogimos nuestra maleta, con cd’s de musica, amuletos y velas incluidas… Había preparado todo con detalle.

En el coche de camino cantaba una Oooooooo con cada contracción, tu padre muy atento, y creo que algo nervioso, me decía:  Ana, son cada 3 minutos… a mi no me importaba, casi me sonaba a chino. Recuerdo que allí sentada pensé: Hijo, vas a nacer en un día soleado y luminoso.

Al llegar a la casa de las amigas habitantes tenian preparadas sus maletas para dejarnos tranquilos dos o tres días. 

Me desnudé, bajé la persiana y encerré en el baño. 

Anabel llegó enseguida y me propuso hacer un tacto. Yo -muy animada- accedí Me dijo – estás de 4, va a nacer hoy.

Me senté en el vater moviendome en circulos y cantando Ooooó en cada contracción. En poquito tiempo había dilatado por completo. Parecía que ibas a nacer en cualquier momento.

Al poquito llegó Paca, nuestra Doula. Sigilosa, preparaba la cama y me ofrecía agua o hielos y tanteaba ponerme paños fríos en el culo ¡me dolía tanto! 

Empecé a pujar y pujar. Con cada contracción sentia unas ganas tremendas y parecía que si empujaba me aliviaba. Pujé, pujé y pujé, pero tu no avanzabas, no te movías. Me sentía fuerte pero me daba cuenta de que fuera andaban algo preocupados o atentos. Papá entraba de vez en cuando ofreciéndome sin palabras agua o algo de comida. Para ver como me encontraba. 

Con el tiempo me dí cuenta de que estaba en una lucha. Me daba miedo que nacieras, me daba miedo convertirme en Madre, no hacerlo bien. Dejar atrás la Ana que era para acoger a la nueva Ana. Me daba miedo que nacieras muerto o que no estuvieras bien. Me daba miedo morir. 

Recuerdo que en un momento estando sola en el baño, me abandoné. Como si no me importara de lo que pudiera suceder.

En ese momento metí mi dedo corazón por la vagina y pude tocar tu cabecita, aún con el saco amniotico. Después de la siguiente contracción volví a hacerlo y habías avanzado una falange.

LLamé a Anabel, me miró y dijo – Se está abriendo tu vagina.

Empecé a sentir un ardor tremendo en los bordes de mi agujero. ¡El famoso aro de fuego! Paca trajo aceite de oliva y Anabel suavemente masajeaba toda la zona, estabas llegando.  De rodillas en el suelo del baño grité – ¡ Chano !  Ven –

Se presentó de un brinco y le pedí la mano para agarrarme bien fuerte. En dos o tres contracciones asomó tu coronilla, estalló la bolsa y tras la cabeza y un – ¡ No quiero empujar ! – con la siguiente contracción apareció el resto de tu cuerpo. Anabel te puso sobre mi. Calentito y húmedo. Quería mirarte…

-¿estás bien? ¿quien eres tu? ¿quie eres tú? – te pregunté 

Nos acompañaron a la cama y me tumbé contigo encima. Papá nos miraba con ojos de enamorado y nos acogía con sus brazos. 

Paca, Anabel y María, una matrona en prácticas que asistió a todo nuestro proceso, nos dejaron a solas en intimidad. 

Tu me mirabas y yo te miraba a ti. Creo que queriendo reconocernos. Tus ojos nutrian mi alma. En pocos segundos me había enamorado. 

Papá nos besaba… 

En seguida te enganchaste a mi teta izquierda ¡qué sensación tan potente en mi pezón! ¡qué entrenamiento milenario..! 

Comenzaron de nuevo las contracciones y avisamos a Anabel. Venía la Placenta. Gustosa y caliente pasó por mi vagina. 

Sin prisas, papá cortó el cordón. Un rato después nos quedamos sólos los tres. Con nuestra piel en contacto, metidos en nuestro nido caliente y lleno de Amor.

Sin poder dormir, contemplandote y alucinando con el milagro de la existencia.

En ese momento por primera vez, te nombramos Mauro.

¡Bienvenido al Mundo Mauro, que el Amor te acompañe!

Tu naciste y yo nací como madre.

Gracias de corazón al equipo de Ancara perinatal, por acompañarnos en este viaje con tanto Respeto.

Y Gracias a mis queridas amigas por dejarnos su casa.

Conectar con nuestra vagina.

Hoy os traigo al blog un ejercicio que sienta genial en el embarazo aunque no es sólo para embarazadas, ya que en el caso de las mujeres nos ayuda a relajar la vagina y el suelo pelvico. Y lo mismo para los hombres, os conecta con vuestros órganos sexuales y crea una gran relajación en el ano y el periné. 

Pone de manifiesto la conexión directa que hay entre boca y vagina, y nos conecta con nuestra sensualidad. 

Yo lo descubrí de la mano de Frida Kaplan, gran maestra experta en Eutonía (tecnica de conciencia corporal) centrada en el mundo de las embarazadas.

Ella es Argentina, por eso el ejercicio está escrito así. GRACIAS FRIDA

Es muy sencillo y como casi todo lo fácil muy poderoso. Os animo a probarlo y a que me contéis vuestras experiencias.

Recomiendo antes de comenzar, buscar un sitio agradable, cálido y ponerte en una posición cómoda. Tomate tu tiempo para comenzar.

La O en el nacimiento.

“El siguiente trabajo  es especialmente efectivo cuando comienzan las contracciones del nacimiento del bebe. 

  • En posición acostada dirigí la atención al rombo inferior.
  • Abrí la boca,  sacá la lengua y llevá la punta de esta al medio del labio superior. Cerrá   

Y repetí el ejercicio  cinco veces. Cada vez que realices el movimiento con la lengua dirigí tu atención al espacio inferior. (Vagina, ano, suelo pévico)

  • Luego, realizá los mismos movimientos, cinco veces, llevando la punta de la lengua al medio del labio inferior.
  • A continuación, cinco veces a cada comisura de la boca. La lengua siempre toca el labio por fuera.
  • ¿Lo hiciste observando siempre el suelo pélvico?

PERCEPCIÓN:   ¿Qué relación percibís entre la cavidad bucal y la pélvica?                               ¿Qué ocurre en el espacio inferior al trabajar la cavidad bucal?

  • Realizá el mismo ejercicio,  con la siguiente variante. Al colocar la lengua en el labio superior, llevá el pubis en dirección al techo.
  • Al realizar los movimientos en el labio inferior, el cóccix va en dirección al suelo.
  • Cuando va a las comisuras, llevar el isquion hacia el mismo lado de la comisura.
  • Hacer el ejercicio cinco veces por cada posición.
  • Al terminar, dirigí la atención al espacio interno que va desde la cavidad bucal a la pélvica y emití cinco O sin sonido, cinco suaves y cinco fuertes.

PERCEPCIÓN    ¿Cuál es la conciencia que tenés de ese espacio?

                             ¿Cuál es el comportamiento del bebé?

Extraido del libro Embarazo y nacimiento Eutónico de Frida Kaplan.


Fotografía: Tamara Arranz 

El origen del nombre de Kaurí


Quiero inaugurar estas publicaciones hablando sobre el nombre de Kaurí. Cuando lo encontramos nos encantó su sonoridad. Nos parecía un nombre con fuerza y simpatía. Conociamos las conchitas con forma de vulva que llevan este nombre y, al investigar su significado, nos dimos cuenta de que casi resumia nuestro proyecto.

Buscando y buscando, encontramos el libro «Diosas para cada día: La sabiduría de lo divino femenino» de Julie Loar. En el que nos contaba la historia de KAURÍ.

«Es una diosa prevédica de la India, dispensadora de Karuna, que en el Tantra incluye el amor en todas sus formas. El Tantra es un sistema de creencias asiático en el que se venera a la diosa Shakti. En ese sistema se contempla el universo como manifestación  del juego de amor de Shakti y Shiva.

El amor de Kaurí lo acompaña todo, desde el afecto físico y la sexualidad hasta el amor incondicional de la madre hacia su criatura. Las investigaciones biológicas han demostrado lo vital que es el afecto de la madre hacia su hijo o hija. Se concebía a Kaurí como el aspecto virginal y el poder potencial de Shakti, que empoderaba a los dioses.

Kaurí suena igual que cowrie, el nombre de la concha en forma de vulva que es tan apreciada como talismán. Esta concha se considera emblema del órgano reproductor femenino y de sus propiedades generadoras»

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies