SNORU y el principio de la vida

SNORU

“El principio de la vida”

Un cuento precioso que nos cuenta con texto e imágenes de donde venimos!

Las Autoras son dos grandes mujeres Alicia Dominguez y Ana Feal.

Alicia escribió los textos, basándose en su experiencia como psicóloga perinatal y sus conocimientos de embriología, y Ana, arteterapeuta,  lo ha ilustrado con su arte que nace de lo profundo de ella, de la magia que tiene en su interior, de la llamita que nos alimenta. Madres creadoras que en conjunto han parido este bonito proyecto. Delicioso

Snoru, es color, es vida, es luz y oscuridad, es proceso, es un lugar para conocer y conocerte, sentir y crear.

De momento podemos disfrutar de él en una exposición hecha con mucho mimo, y que para mi es pura belleza.

Os animo a que vayáis a verla, que os contéis el cuento, se lo contéis a vuestras criaturas y os dejéis escuchar que os resuena ahí dentro, que os dejéis recordar que os sucedió cuando fuisteis Snoru.

Seguro no os dejará indiferentes…

Alicia Dominguez dice a Snoru así…

La vida es lo que sucede entre medias del nacimiento y la muerte, la inspiración y la espiración, entre la sístole y la diastole del corazón. 

Por eso este cuento se llama Snoru: significa cordón 

Es un cuento realista qye describe el desarrollo embrionario de la vida humana. Nace de las realidades objetivas y subjetivas de la ciencia y nuestras experiencias perinatales. Nace de nuestra maternidad y nuestra hijeidad. Es un cuento expuesto, que nos presenta ilustraciones líquidas y coloristas que muestran la viveza de los paisajes en los que estamos entretejidos.

Es un homenaje a la mujer madre como lugar de transformación. 

Y a la vida; nada hay más increíble que nuestra propia realidad….

Os dejo el linck a su proyecto: SNORU

Y el lugar donde podréis verla todo el mes de septiembre y octubre.

Mirad que suerte tengo que este lugar es mi pueblo.

 

SALA  «corral del Concejo» de el BERRUECO (Sierra Norte de Madrid)

Oficina municipal de turismo

Horario: Viernes de 10:00 a 12:30 y de 17:00 a 20:30 horas

Sábados de 09:30 a 14:00 y de 16:00 a 20:30 horas

Domingos de 10:00 a 14:00 horas

¡Animaros!

Desde aquí ya solo me queda dar las gracias a Alicia y Ana por crear algo tan lindo y dar luz al principio de la vida. Y a mi madre y a mi padre por hacer que hoy pueda estar aquí.

¡¡¡GRACIAS!!!!!

#MaternidadesReales

Buenas tardes mujeres.

aquí me hallo, escribiendo.

Está claro que la maternidad es muy bonita, ¿verdad? Preciosa. Ya se encarga el mundo de contárnoslo así. La televisión, las revistas, las redes sociales, sí, también, la vecina, tu colega y hasta nostras mismas. Yeah!

Y son pocas las imágenes, pocos los mensajes que nos llegan de momentos chungos, oscuros, momentos de hartura infinita, de cansancio agotador, de «no puedo más» los que recibimos o escuchamos. 

Puede que  haya alguna colega-madre que nos habla de lo duro que va a ser, o lo cansado o lo que nos va a cambiar la vida, incluso nuestras madres nos lo dicen… Pero a mi me da la impresión de que toda la otra visión es tan potente ( La de la madre perfecta, guapísima, estupenda, la que no grita ni se despeina porque duerme de puta madre, esa.)la vemos tanto, es tan guay querer contarse así el cuento que los mensajitos que nos llegan de la parte «oscura» pasan desapercibidos.

Y luego, cuando somos madres, madres recién paridas, en un cuerpo que no reconocemos, cuando llevamos durmiendo mal 6 meses o dos años, cuando hay que volver al curro porque lo necesitas pero tu quieres estar con tu bebé. Cuando tus hijxs te demandan en cuerpo y alma porque están enfermos, pochitos, con fiebre. O cuando te duelen las tetas de todo lo que maman o porque no se engancha bien.. Cuando menstruas y te encantaría estar tirada en la cama pero te toca salir a pasear y saltar toda la tarde… Cuando no hay nadie a tu lado para poner el hombro y llorar un rato… Cuando no tienes un hueco para ducharte, bailar o mirarte…

Es entonces, en uno de esos momentos, en los que nos acordamos de aquello que alguien nos dijo…o no nos acordamos pero nos gustaría haberlo sabido, o nos sentaría bien que otra madre estuviera a nuestro lado, nos dijera a mi también me pasa. Yo también me siento sola. Yo también estoy aquí, como tu, pasando por esto!

Por eso madres! tenemos que juntarnos, tenemos que hablar de lo que nos pasa y lo que no nos pasa, tenemos que hacer grupo, y a mi me surge que a demás de mostrar la cara bonita de la maternidad molaría mostrar la otra cara, esa en la que estamos despeinadas y hasta el coño… a mi me sale que si la mostráramos más, estuviera más en la luz que en la sombra, fuera compartida, sería menos arduo recorrerla….

Por eso os invito a lanzar lo que sintáis con el hastag #maternidadesReales 

Aquí va lo que yo siento!

Esta soy yo. Con mis dos polluelos, Uno con fiebre, otra con mocos, yo menstruando y con anginas. Uno pidiéndome contacto otra pidiéndome teta. Dos noches sin dormir casi nada. Cuerpo escombro.

Os abrazo de corazón a corazón madres del mundo.

Te vienes?

#MaternidadesReales

El placer de las pequeñas cosas. Ese gran regalo

Quería escribir algo sobre las pequeñas cosas, de la vida. Esas que pasan desapercibidas. Esas que a mis ojos de adulta son casi inexistentes. Esas que a mi me cuesta ver y las peques ven a cada paso.

¡Que sabiduría la suya! Que frescura. Que conexión con lo presente, con su ser.

¡Me flipa!

Y la verdad me siento suertuda, suertuda de ser madre, de estar aquí acompañando esos momentos, agradecida por todo lo que me muestran y lo que me hacen recordar. Recuerdo que una vez fui niña y me fasciné por cosas pequeñas.

Esas cosas pequeñas llenan más que las grandes. ¿Cómo puede ser que nos cueste tanto apreciarlas?

Imagino que te preguntarás a qué me refiero… o quizás lo sepas perfectamente.

Fascinarse con las motas de polvo que muestra un rayo de sol al entrar por la ventana. Meter las manos en la tierra. Mojarse con el agua tibia mientras friego los platos. Tocar el musgo mojado y descubrir un nuevo mundo en la roca que sube a la montaña. Descubrir una hormiga que camina hacia su hormiguero, fascinarse al ver mi cuerpo desnudo, bailar con cada melodía que suena, dejar que la música pase por el cuerpo.

Atención plena mientras juega o saborea una manzana. Mirar el fuego. caminar descalzo. Acurrucarse en mi pecho y escuchar el ritmo de mi corazón. Calma. Escuchar una historia, un cuento, una canción. Solo eso. Escuchar.

Atención plena. Algo que parece estar de moda ahora.. algo que sabíamos hacer a la perfección y que desaprendimos para aprender otras cosas, más grandes, menos importantes, menos necesarias….

Y agradecida me hallo, por poder aprender de estos grandes maestros que me recuerdan la potencia de las pequeñas cosas que suceden a nuestro alrededor, que me llevan a recordar y habitarme, a mirar a esa niña que fui y que a veces olvido y nutrirla con lo que verdaderamente puede alimentarla. La presencia y la escucha.

Gracias de corazón Mauro y Uma por traerme aquí, a la Tierra cuando me voy fuera, y devolverme esta visión, esta escucha de los grandes regalos que existen en las pequeñas cosas…

 

 

 

 

 

 

 

Estoy Aquí. Viviendo…

Buenas, gentes bonitas. Llevo un tiempo largo sin escribir en el blog.

Ha sido un año y 9 meses de cambio y llegadas luminosas.

Como muchas sabéis hace un año fui mamá de una niña. Mi segunda hija. Y aunque bien he estado renovando la web y haciendo trabajitos, la crianza de dos criaturas no me ha dejado tiempo para el blog y para tantas otras cosas…

Tremendamente enamorada…

Ahora me veo algo mas desahogada, más adaptada, más hecha a estos ritmos locos y tengo muchas cosas que contar. Así que aquí estoy probando este nuevo formato de blog, para empezar de nuevo. Siendo madre de 2 enamorada de 4.

Buscando huecos para hacer lo que me gusta, para trabajar conciliando, para cocinar comida rica y disfrutar de la vida junto a mis polluelxs y mi gente. Aprendiendo a exigirme menos, a volver a mi cuerpo cuando me voy lejos. A respirar 20 veces antes de dar  un grito, a pedir perdón cuando lo he dado..

Aquí estoy caminando por mis sombras y bailando en mis luces, aprendiendo otra vez a no ser perfecta, a encontrarme en mis imperfecciones, a gustarme en ellas.

Cantando, cantando mucho, pues alguien dijo que la que canta su mal espanta, y sintiendo todo lo que llega. Esa es mi manera.

 

Aquí estoy.

Agradeciendo a la vida sus regalos…

Y Gracias a ti por estar al otro lado.

Y tú ¿Dónde estás?

 

¿QUÉ es la ECSTATIC DANCE?

 

La primera vez que escuché hablar de la Ecstatic dance fue hace un año o dos a mi amiga Olga. Venía encantada de una sesión y recuerdo perfectamente lo que me dijo:

Es la leche. Un lugar abierto, preparado, sin Juicio, para Bailar y Bailar hasta que tu  cuerpo quiera. Un chico pone musicote y tu puedes bailar como te de la gana. –

¡¡Guuuaaauu!! Justo era lo que andaba buscando. Bailar y bailar. Poder expresar con mi cuerpo lo que necesitase sin miedo a molestar, a seducir, a que se te acerquen unos babosos, o a que la peña se te quede mirando. Sucede que cuando bailas desde el Alma y tu cuerpo lo expresa, a la gente que hay alrededor le ocurren cosas igual que a tí.

Así que le pregunté dónde era y quién facilitaba este espacio que sonaba tan rico.  Me dijo un lugar y un nombre: David Cobo. Toma ya! Le conocía, fuimos compañeros en un curso de Terapia Regresiva. Coincidades o Casualidencias. No lo sé.

El caso es que allí me fui dispuesta a darlo todo. Más que a darlo todo, a DARME-lo Todo. Me lo tomé como un Regalo para mi.

Y así fue. Bailé,  bailé y baile. Atravesé las fronteras de mi mente que, al principio, aparecía frecuentemente diciendome cosas como:

¿Pero que haces aquí? – Para ya, no ves que no estas entrando en ningun estado diferente – estas cansada- ¿este tio por qué pone esta musica? Lo que tienes que hacer es dejarte llevar- ¿y si paras de moverte, qué pasa? Mira ese de allí parece que ha entrado….

Y así, me hablaba y hablaba hasta que mi cuerpo empezo a cobrar presencia y el ruido de la mente, su voz incansable se disipó. Y ya no importaba NADA. Solo estaba. Era mi cuerpo, el ritmo o el canto que sonaba. Presencia. Presente.  Y  viví el Gozo, o quizás ese EXTASIS que da nombre a esta propuesta, a esta Danza… Yo en mi cuerpo.

Así que después de esto pensé que molaría que David subiera a la Sierra y las gentes queridas de por aquí pudierais experimentarlo…

Y he aquí la propuesta. David aceptó encantado a subir y el día 20 de Febrero en la Nave Indeleble tenemos una cita a la que estais TODXS Invitadxs.

Os dejo unas pautas que da David antes de una sesión.

  • Calienta el cuerpo, más no como protocolo , ¡¡¡ Yá estas en la experiencia !!!, siente tus tensiones, tu fuerza, tu “cuerpiritu”…
  • Respira, ya que a mayor consciencia y profundidad en la respiración, mayor “viaje a lo Absoluto”.
  • No luches contra el discurso mental, al contrario, ponlo a bailar reposando tu atención en el cuerpo, en el impacto físico que te ofrece la música. No te comentes lo que te pasa ni a ti ni a nadie, solo baila.
  • Muévete y baila para llegar al éxtasis sin entretenerte en puertas por más dulces que sean. Atrévete a traspasar el pasarlo bien, el aburrimiento, la inercia,¡¡ Vuela. !!
  • Abandona todo ideal de querer llegar al éxtasis. La verdadera “danza extática ” surge del arrebatamiento brutal que supone encontrarse cara a cara con un@ mism@ y saberse infinito.
  • Observa a cada instante lo que ocurre.

Si te apuntas a este viaje, reservate esta fecha: 20 de Febrero de 17:00 a 22:00hs

VIAJE SENSORIAL (que guiaré yo) + PULSO ECSTATIC DANCE (con David Cobo)

Con meriendita incluida. En la Nave Indeleble. Bustarviejo. Madrid

Precio: 30 €  Descuento ANTES DEL15 DE FEB. Si vienes con otra persona sale a  25 € cada unx.

Reserva tu plaza en : espaciokauri@gmail.com / 616 78 94 28

 

Formación en el Método Embarazo y Nacimiento EUTÓNICO Frida Kaplan. En España. Octubre 2016

Fidra Kaplan nos visita para ofrecernos la formación en su precioso método de manera intensiva pues viene desde Buenos Aires. Es un placer para mi presentárosla y organizar esta formación que es una de las grandes inspiraciones en mi trabajo con las embarazadas y sus parejas. Te animo a que descubras que es lo que te ofrece. Frida nacida en Buenos Aires en Mayo de 1938, visitará nuestro país el próximo Octubre para compartir todo su conocimiento. Del 15 al 23 de octubre ¡Reservate estas fechas!PARA informarte un poquito más y solicitar el programa completo de la formaciónescribenos a: espaciokauri@gmail.com 

PLAN de PARTO y NACIMIENTO para tí

Buenas tardes mujeres embarazadas. 

Algunas mamás a las que acompaño y/o doy clase de Movimiento, me han pedido que las mande un plan de parto. Entonces me he puesto a revisar los modelos que tenía por aquí guardados, y de pronto he sentido las ganas de crear uno más sencillo, bonito y atractivo a la vista, para ayudar también al profesional sanitario que va a recibirlo. 

A veces están muy atareadxs y seguro que les es más facil si todo queda escrito de manera escueta y sencilla. 

Bueno que lo he hecho para ellas pero también para todas vosotras. A ver si os gusta y os sirve. 

Un abrazo 

Ana

Mi Útero: me creí que era un crucifijo y era el Árbol de la Vida.

El otro día fui a ver a Raquel Poblete, terapeuta holistica, moon mother y mujer sanadora donde las haya. 

Me acogió en su casita de madera en la montaña. Todo cuidadosamente preparado para ofrecerme una bendición y sanación de mi útero. Para mi es un trabajo pendiente desde hace ya tiempo.

Hablamos un poco del camino que he estado transitando ultimamente, los trabajos ya realizados y de mi necesidad de cerrar el ciclo de sanar mi útero, muy presente en mí desde que fui madre hace tres años.

Me siento en el trono preparado, cierro los ojos y comienzo a sentir aire fresco, me abanica con plumas de poder que me descargan de el estres acumulado y las tensiones diarias. 

Me pide que me concentre en mi útero, que lo visualice. Yo lo veo nítido, flotante, infladito, algo luminoso. Puedo percibir su forma exacta, como si estuviera viendo un libro de anatomía en 3D.

De pronto asocio esa imagen con la de un crucifijo con el cristo colgado. Me conecta con la culpa, con la mujer atada, con la iglesia, con los que nos castigaban por abortar, por cantar y bailar bajo la Luna o por disfrutar de nuestro sexo solas o con compañía. Conecto con las madres que no quisieron ser madre, con las buenas madres que siempre tienen ue ser buenas, con la niña que menstrua y tiene miedo porque nadie le ha mostrado el poder que habita en ella. 

Mi útero se tensa y comienza a dolerme. Raquel me propone visualizar raices que salen de ella(la útero, la matriz) hacia la Tierra, se empapan, se nutren en ella. Eso me reconforta y mi matriz comienza a vibrar gustosamente. Sigo visualizando y veo como ramas salen hacia arriba buscando mi corazón, lo embuelven y lo mecen. Se extienden por mi cuerpo y comienzan a brotar hojas y luego frutos. SIento placer.

Mi útero vibra con muchas fuerza se ha puesto contenta.

Guuuuuaaau cuanta memoria tiene este órgano!! 

Dentro de mi ha crecido el Árbol de la Vida, y éste habita y es mi útero..

Mi corazón se abre y Raquel dice unas bonitas palabras que me nutren de pura luz. 

La bendición fue dada. 

Abierta, luminosa, corazón y útero palpitando. Me reconozco, me bendigo como mujer y bendigo a mi útero ARBOL DE LA VIDA.

Luego seguimos trabajando con la sanación del útero pero esto ya no os lo cuento, os invito a que lo probeis vosotras mismas. Creo que es un precioso regalo para hacerse. 

GRACIAS raquel por tu escucha y entrega.

GRACIAS mamá y papá por el gran regalo de nacer como mujer y entregarme todos estos dones. 

GRACIAS Útero, por vibrar tan fuerte, sangrar, tensarte, hacerme saber que existes y guiarme hacia la sanación. 

Os dejo la pagina de Raquel Poblete: http://matrizlunar.com/

¡Mi poder! Mi revolución

Llevo tiempo preguntandome: ¿Cual es mi forma de hacer la revolución? ¿Cómo hacer el cambio que me gustaría para esta sociedad? Y, desde el corazón, me sale lo siguiente. 

Pues bien. Como mujer siento un gran poder, muy potente. Y este pasa por mi cuerpo, alberga en él.

Recuerdo que poco antes de la adolescencia temía que mis pechos crecieran y temía también sangrar y «convertirme en mujer». Con la visión de hoy día creo que sentía tanta presión de lo que significa ser mujer para esta sociedad, veía tanto dolor en las mujeres, que yo no quería ser eso. Me daba miedo crecer, me daba miedo seducir, me daban miedo los hombres, me daba miedo sufrir. 

Me vino la regla y, cada 28 días desde la primera, la sangre abundante traía dolor, tensión y cierta amargura. El crecimiento de mis pechos no era bienvenido y me sentía extraña pues no podía entender a qué se debía todo eso. 

Con el tiempo me he ido dado cuenta de que despreciaba a mi útero y le sentía como el culpable de mi condición, de esa presión que recae en las mujeres. Y cuando tomé conciencia de esto pude sentir que ahí habitaba mi poder, la trasformación y el cambio. No sólo el mio, si no el poder de cambiar algo en esta sociedad. 

Me embaracé y decidí nutrir con amor y conciencia a ese bebé que crecía en mi vientre. Le explicaba que era un ser querido y amado y tambien el acojone que me daba la responsabilidad de traerle a este mundo, de criarle, de perder a esa Ana que era antes de ser madre…

Eligí cuidadosamente a la matrona y a la doula que quería que me acompañaran en mi parto pues sentía que era un momento crucial en mi vida y, desde luego, en el comienzo de la vida de ese nuevo ser. Quería sentirme arropada, cuidada y segura. Quería que velaran por el respeto a mi cuerpo, el respeto al proceso y por la llegada con suavidad de mi hijo.

Mi hijo fue amamantado con mis pechos que hasta entonces sentía hostiles y en ese momento se convirtieron en dispensadores de AMOR , de calor y verdadero placer. 

Pasaba horas y horas piel con piel nutriendonos del calor de nuestros cuerpos; le acurrucaba en mis brazos cuando lloraba y mi compañero me sostenía paciente para que yo pudiera vivir esa entrega. Preparaba la comida; escuchaba mis llantos cuando el cansancio me vencía; mecía a nuestro bebé para dormirle y estaba ahí pendiente de nosotros. Con mucho respeto. 

Y hoy, desde aquí, me siento verdaderamente tranquila pues sé que este ser con esa capacidad innata para amar no destruida y nutrido de todo este AMOR. Este ser, el día de mañana, buscará la paz en lugar de la guerra y podrá entregar amor en lugar de amargura.

Ahora reconozco y amo mi cuerpo. Mis pechos son acariciados por mi cada día y mi sangre llega suave y fluida sin ningún dolor pues le estoy tremendamente agradecida. 

Crio a mi hijo con consciencia, con claridad, mostrandole como estoy. A veces feliz, a veces triste o enfadada. Vital o cansada. Eso no importa, tan solo le muestro lo que hay, pues somos humanos.

Y recapitulando todo esto, me doy cuenta de que es en este lugar donde hago la revolución. Dónde yo aporto mi grano de arena a ese cambio que deseo en esta sociedad, dónde encuento mi poder. 

Tan cerquita… en mi propio cuerpo.

GRACIAS «INFORME DOULAS»

Cansada ya del «informe doulas» Se han dicho y escrito tantas cosas con las que estoy de acuerdo. No quiero repetir lo que ya han hablado otras compañeras, pero a la vez siento la necesidad de pronunciarme. Intentaré ser breve.

Si me dejo sentir, me da la sensación de que la publicación de este informe es casi positivo, por no decir muy positivo. 

Saca a la luz lo que había en la sombra, escondido en muchas personas, molesta que las mujeres adquieran libertad y encuentren su poder, porque alguien así tendrá muy clarito que es lo que quiere en la vida y criará hijxs conectados a ese poder… Claro!

Ahora yo quiero ir un poquito más allá.

Para mi cuando algo ocurre fuera y me remueve tanto me gusta preguntarme. 

¿Qué parte de mi sigue anclada en eso?  En este caso me surgen varias preguntas: 

¿Qué parte de mi se siente violentada con esa libertad? ¿Que parte de mi siente competitividad en este campo? ¿Que parte de mi se siente superior, mejor, más profesional que.. ? 

Y de verdad compañeras me encuentro con muchas respuestas!

Me escucho y os escucho a otras y siento que falta unión, respeto hacia nosotras como colectivo, a veces siento mucho ego presente y competitividad. En mi al menos así lo reconozco. 

Y me surge, si nos cuesta cuidarnos a nosotras ¿cómo queremos que se nos cuiden

fuera? 

Esto es un llamamiento a la UNIÓN como colectivo, a la escucha interior, a recoger toda esta energía que se nos mueve y en vez de volcarla hacia «ellos» invertirla en nosotras. Y usar este gran impulso para crecer hacia donde queramos compañeras! 

Dejar ya de luchar entre nosotras (las mujeres) dejar de competir y pasar a crear y construir, porque la libertad de una nos hace libres a las demás. 

Es mi humilde opinión desde mi sentir más profundo. 

GRACIAS «informe doulas», Gracias Consejo General de Enfermería, por haber despertado esa parte del poder que aun estaba durmiendo en nosotras!!! 

De corazón a corazón de útero a útero 

Ana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies