Conectar con nuestra vagina.

Hoy os traigo al blog un ejercicio que sienta genial en el embarazo aunque no es sólo para embarazadas, ya que en el caso de las mujeres nos ayuda a relajar la vagina y el suelo pelvico. Y lo mismo para los hombres, os conecta con vuestros órganos sexuales y crea una gran relajación en el ano y el periné. 

Pone de manifiesto la conexión directa que hay entre boca y vagina, y nos conecta con nuestra sensualidad. 

Yo lo descubrí de la mano de Frida Kaplan, gran maestra experta en Eutonía (tecnica de conciencia corporal) centrada en el mundo de las embarazadas.

Ella es Argentina, por eso el ejercicio está escrito así. GRACIAS FRIDA

Es muy sencillo y como casi todo lo fácil muy poderoso. Os animo a probarlo y a que me contéis vuestras experiencias.

Recomiendo antes de comenzar, buscar un sitio agradable, cálido y ponerte en una posición cómoda. Tomate tu tiempo para comenzar.

La O en el nacimiento.

“El siguiente trabajo  es especialmente efectivo cuando comienzan las contracciones del nacimiento del bebe. 

  • En posición acostada dirigí la atención al rombo inferior.
  • Abrí la boca,  sacá la lengua y llevá la punta de esta al medio del labio superior. Cerrá   

Y repetí el ejercicio  cinco veces. Cada vez que realices el movimiento con la lengua dirigí tu atención al espacio inferior. (Vagina, ano, suelo pévico)

  • Luego, realizá los mismos movimientos, cinco veces, llevando la punta de la lengua al medio del labio inferior.
  • A continuación, cinco veces a cada comisura de la boca. La lengua siempre toca el labio por fuera.
  • ¿Lo hiciste observando siempre el suelo pélvico?

PERCEPCIÓN:   ¿Qué relación percibís entre la cavidad bucal y la pélvica?                               ¿Qué ocurre en el espacio inferior al trabajar la cavidad bucal?

  • Realizá el mismo ejercicio,  con la siguiente variante. Al colocar la lengua en el labio superior, llevá el pubis en dirección al techo.
  • Al realizar los movimientos en el labio inferior, el cóccix va en dirección al suelo.
  • Cuando va a las comisuras, llevar el isquion hacia el mismo lado de la comisura.
  • Hacer el ejercicio cinco veces por cada posición.
  • Al terminar, dirigí la atención al espacio interno que va desde la cavidad bucal a la pélvica y emití cinco O sin sonido, cinco suaves y cinco fuertes.

PERCEPCIÓN    ¿Cuál es la conciencia que tenés de ese espacio?

                             ¿Cuál es el comportamiento del bebé?

Extraido del libro Embarazo y nacimiento Eutónico de Frida Kaplan.


Fotografía: Tamara Arranz 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies